domingo, 5 de agosto de 2012

El bello retablo sin dorar de San Vicente en la Colegiata de Bolea de Huesca.

El bello retablo de San Vicente de la magnífica Colegiata de Santa María la Mayor de Bolea, en la provincia de Huesca, pertenece a la época barroca (siglos XVII-XVIII) y está tallado en madera de pino rojo autóctono, con columnas salomónicas y decoración vegetal y mitológica. Este no fue recubierto con pan de oro por lo que se aprecia mejor su magnífica factura y recargada decoración. Nos cuenta Ida Ferrero, guía de la Colegiata, que su autoría es anónima aunque se cree que pudo ser de unos artesanos granadinos en torno al año 1780. De sus cuatro hornacinas, la central inferior es ocupada por nuestro santo con la rueda de molino, a su derecha aparece San Esteban o San Orencio, hermano de San Lorenzo, con el libro, y a su izquierda el propio San Lorenzo con la parrilla. En el ático del retablo aparece San Bartolomé, que es el patrón de Bolea desde el año 1925. Además, tenemos otras huellas vicentinas en la Colegiata en su retablo de San Sebastián pues aparecen en su predela dos tablas que muestran escenas del martirio de San Vicente en el ecúleo y su presencia ante Daciano y también tenemos su imagen en la portalada.