miércoles, 31 de octubre de 2018

La pintura del altar mayor de San Vincenzo de Vicenza de Antonio Balestra.


Antonio Balestra es el autor de la pintura del altar principal de la iglesia de San Vincenzo en Vicenza
Virgen y Niño con los santos Vicente y Lucas” de 1711. Este fue el más significativo de los pintores del Véneto de ámbito clasicista y creador de una escuela de la que salieron artistas de indudable mérito y personalidad. Nacido en Verona en 1666, Balestra marchó a Venecia en 1687 para estudiar con Antonio Bellucci y entre 1690 y 1695 residió en Roma, donde entró en el taller de Carlo Maratti, cuya manera ampulosa y clasicista sería la influencia decisiva en la formación de su estilo atemperado, sin embargo, por la veta veneciana de atención por el colorido y riqueza compositiva. Ganó en sus años romanos uno de los premios de la Academia de San Lucas y viajó entonces a Nápoles y Bolonia, visitando Lombardía a su regreso a Venecia, donde se estableció hasta 1718, año de su regreso definitivo a Verona. Realizó, fundamentalmente, pintura de temática religiosa, decorando altares de las iglesias de Venecia, de las ciudades de los alrededores y de su propia ciudad natal. En pintura, Balestra era serio y reaccionario, como muestra su disgusto mostrado en 1733 por la tendencia de los pintores modernos de entonces a desviarse de los estándares consagrados de la pintura académica:
“Todo el mal presente deriva del hábito pernicioso, generalmente aceptado, de trabajar desde la imaginación sin haber aprendido primero a buscar buenos modelos y a componer de acuerdo con buenas máximas. Ya no se ven artistas jóvenes que estudian la antigüedad; por el contrario, hemos llegado a un punto en el que se ridiculiza ese estudio como inútil y desagradable”.